SAN RAFAEL - Grave: el embalse Valle Grande se redujo a un quinto de su tamaño

SOCIEDAD - Los lagos de los diques alimentados por la Cuenca del Atuel encabezan la lista de los más perjudicados por la sequía en Mendoza. Las autoridades calificaron la situación como "grave". El icónico "submarino" está cada vez más cerca de la costa.


Los embalses de San Rafael lucen cada día más secos. La Cuenca del Atuel no da abasto para satisfacer las necesidades de riego de los campos del Sur de la provincia. Los embalses Nihuil y Valle Grande ya atraviesan una situación que fue catalogada como "grave" por la autoridades gubernamentales.



En particular, Valle Grande es el más afectado. El lago se encuentra a un 21% del nivel de su capacidad. Allí las imágenes resultan impactantes: el icónico submarino, la formación rocosa que emerge desde el centro del lago como una isla, está cada vez más cerca del perímetro externo del espejo de agua.

Los embalses de San Rafael lucen cada día más secos. La Cuenca del Atuel no da abasto para satisfacer las necesidades de riego de los campos del Sur de la provincia. Los embalses Nihuil y Valle Grande ya atraviesan una situación que fue catalogada como "grave" por la autoridades gubernamentales.

En particular, Valle Grande es el más afectado. El lago se encuentra a un 21% del nivel de su capacidad. Allí las imágenes resultan impactantes: el icónico submarino, la formación rocosa que emerge desde el centro del lago como una isla, está cada vez más cerca del perímetro externo del espejo de agua.

Es un cuadro que se repite en toda la provincia, tal como podes ver en esta nota sobre el embalse Potrerillos y en esta nota sobre el embalse El Carrizal. Pero lo cierto es que en el sur la realidad es aún más crítica.

Peces famélicos y clubes en decadencia

Ante los hechos el Departamento General de Irrigación (DGI) informó el problema a toda la sociedad e instruyeron a los administradores del agua para prestar especial atención al modo en que se reparte el recurso en la zona.

La entidad realizó reuniones informativas en donde brindó detalles sobre el turnado y el agua disponible para cada Inspección, con especial hincapié en la necesidad de investigar nuevas formas de distribución.

Por lo pronto, en la DGI descartan que puedan verse grandes mejorías en los embalses durante lo que queda de enero y todo el mes de febrero. "Evaluaremos cómo sigue la situación desde marzo", dijo en tal sentido el subdelegado de Aguas del Río Atuel, Mario Barbieri.

El funcionario también se mostró esperanzado respecto a una reversión de los efectos de la crisis a partir de septiembre. "Nos proponemos estar mejor parados en la primavera 2020", indicó Barbieri y agregó que para lograr eso "hay que trabajar objetivamente y con medidas puntuales para que la próxima temporada sea más llevadera".

Comentarios