SAN RAFAEL - Polivalente De Arte: ¿Los Directivos Inventan Normativas?

EDUCACION - La escuela N° 4-127 Centro Polivalente de Arte, debido al concurso de jerarquía que se realizó en la provincia de Mendoza, cambió sus autoridades en octubre del 2018. Desde el comienzo de la gestión, como cuando se estrena un cargo nuevo, imponen su impronta.


Lo raro es que no se basarían por las normativas y resoluciones que se encuentran vigentes en DGE, tanto de la ley Nacional de Educación 26606 como las propias de la provincia.

Pasamos a detallar, desde noviembre del año pasado una preceptora titular se habría ido de viaje al Caribe y nunca habría presentado licencia, este año otra preceptora y varios profesores se fueron de viaje al extranjero y tampoco habrían presentado licencia, ni se produjeron los llamados para que los alumnos no perdieran clases.

Por otro lado hay cargos de ATP que no se cumplirían y los cobrarían igual.

Con respecto a los alumnos, les exigiría el uso de uniforme siendo que no existe ninguna resolución en DGE que obligue al uso respectivo.

Los directivos mandarían a los preceptores a que realicen la quita de puntos ICE (índice de convivencia escolar) porque los educandos no llevan uniforme.

Cabe aclarar que el único lugar que se puede comprar la indumentaria es en la escuela y a un precio muy elevado. A los padres jamás se les haría firmar las normas de convivencia escolar, solo el uso de imagen, ficha de salud para la inscripción correspondiente y nada más.

Todos los días se ha podido ver que al toque del timbre se cierran las puertas y no se permite el ingreso de los estudiantes a la institución, se los dejaría afuera hasta que pasan los demás a las aulas y se les colocaría tardanza, siendo que la resolución dice claramente que las tardanzas corresponden pasados los 10 minutos del horario de entrada.

Por lo tanto a muchos jóvenes cotidianamente se les colocaría tardanza injustamente. Mientras se puede ver a profesores y varios preceptores que llegarían tarde todos los días a cumplir su función, algunos entre los diez y veinte minutos y no los controlaría  nadie o no les llamarían la atención.

Volviendo al uso del uniforme, los padres objetan que debido al cursado de doble turno y de lunes a viernes, algunos días que se lavan no los pueden usar y tampoco está la situación económica para comprar más de uno.

Hay que remarcar que varios profesores usarían rastas, escotes, pantalones ajustados y no se les llama la atención. La misma vicedirectora concurriría a la escuela de vestidos cortos, musculosa camisa o remera, ojotas de cuero, ¿ella nomás puede tener calor? a los alumnos se los obliga a ir con una remera que literalmente es una carpa y tienen educación Física al rayo del sol, o danzas en salones donde no corre ni aire.

Pero los alumnos no pueden llevar ni vestidos, ni musculosas como la vicedirectora, que dicho sea de paso en la formación, de manera autoritaria como dicen los alumnos profiere  frases como:

“Acá se hace lo que yo digo y listo”, con una forma incorrecta que rozaría  el maltrato verbal. Se le puede preguntar al alumnado de esto y nadie mentiría.

Con respecto a los gastos de vestuario para las expos, no se ajustan a la situación que se vive en la Argentina, en danza en cuarto año, los padres llevan gastado $2000 para la expo de cierre de noviembre,  más lo que gastaron en la expo de octubre en el Cine teatro Roma.

Los padres han hablado varias veces con los directivos para que reciclen vestuarios de otros años, pero lamentablemente no serían escuchados.

Los otros reclamos que hay de varios padres, son por las notas que colocan algunos profesores, que no se ajustaria a la normativa o que muchas veces se les inventarían.

Se han podido ver prácticos visados, sin calificación y sin corrección de errores y que luego les han cargado de nota siete, profesores que perderían carpetas y los prácticos de los chicos y luego no colocarían la nota que corresponde.

La escuela está formada no solo por los directivos, sino que por los alumnos y sus familias, que tienen derecho a ser escuchados como corresponde. pero lo que sucede en el Polivalente es que los directivos no están abiertos al diálogo y cada vez que concurriría un padre por un problema, sus hijos serían perseguidos luego, para ver si llevan uniforme y demás.

Para los directivos, los padres jamás tienen razón, parecerían alemanes, que se rigen de una forma totalitaria.  ¿Inventan normas? ¿Cuando escucharán a los padres? ¿deberían educar con el ejemplo? ¿Con que vara se mide a los alumnos que no son acordes a las resoluciones vigentes?

¿Hasta cuando continuará esto? Por cierto los niños pasan más ensayando para miles de eventos y expos, que en clases, cuando egresen los contenidos y saberes obligatorios no los tendrán.

¿Realmente sirve que pierdan tantas horas de clases?…a esto se le suma la cantidad de horas libres que tienen por las licencias de los profesores.

Comentarios