PROVINCIA - Tiene síndrome de Down y se graduó del secundario siendo abanderada: “Admiración y orgullo”

Se trata de Florencia Ledesma Candas. La joven logró terminar sus estudios en la Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”. Su hermano, Cristian publicó un mensaje en las redes sociales: “Hoy puedo ver lo inmensa que sos”.


Convicción y capacidad. Esas palabras le caben perfectamente a Florencia, una chica con síndrome de Down que logró completar sus estudios siendo abanderada.

Cristian Alejandro Ledesma Candas, su hermano, redactó una conmovedora carta que rápidamente se viralizó con más de mil reacciones, 130 comentarios y casi 500 compartidos.

A lo largo de su publicación describe los por menores y dificultades que transitaron y todo el camino que afrontaron como familia.

El posteo viral

“’Lo lamento, tiene síndrome de Down, agradezcan si puede llegar a decir bien alguna que otra palabra’, ‘me compadezco de ustedes’, ‘uh el calvario que les espera’ y muchas otras frases llegué a escuchar día tras día”, de esta manera comenzó Cristian.


Incluso relató que hasta los más cercanos “la miraban de reojo”. “Fue un proceso que involucró muchos factores, pero hoy puedo ver lo inmensa que sos”, continuó.



El año pasado, Florencia recibió el símbolo nacional con un promedio de 9,25 y en la ceremonia realizada en el Auditorio Mauricio López de la UNSL emocionó a todos.

Además de sus elevadas notas, se caracterizó por no faltar a clases y fue la más votada entre sus compañeros y profesores para llevar la bandera que lo hizo con una sonrisa en su rostro.

Este año hasta fue candidata a concejal en segundo término para la ciudad (integró el Frente Independiente por San Luis).

Obtener el diploma no será suficiente para ella ya que tiene como objetivo seguir una carrera universitaria: la Tecnicatura Universitaria de Fotografía.

“Es admirable lo absolutamente capaz que sos. Terminar el secundario con un promedio excelente y siendo abanderada, cuando ni esperanzas de una vida digna te quisieron imponer”, siguió su hermano.

En este mismo tono, les dedicó unas palabras a sus padres: “Me llena el corazón de orgullo, y con lágrimas en los ojos veo esas sonrisas que ocultan el esfuerzo diario que hubo que vivir para llegar a este día”.


Para finalizar decidió agradecer al colegio y volver hacer hincapié en “Flor”. “Gracias por demostrarme día a día que el esfuerzo da frutos y que el trabajo duro supera incluso al talento natural, a que no debemos superar al resto sino a nosotros mismos, mi orgullo, mi niña hermosa”.

Comentarios