NACIONAL - Excluidos del mercado laboral: solo una de cada 4 personas con discapacidad logra conseguir un empleo en Argentina

SOCIEDAD - De cara al Día Internacional de la Discapacidad, que se conmemora cada 3 de diciembre, cabe reflexionar acerca del rol de las empresas en la inclusión y las oportunidades laborales que brindan a los trabajadores con discapacidad.


Según el INDEC, el 10,2 por ciento de la población argentina tiene algún tipo de discapacidad y solo un 32,2 por ciento de las personas con discapacidad tienen empleo, lo que significa que solo una de cada cuatro logra insertarse laboralmente en Argentina.

Así consta en el Estudio Nacional sobre el Perfil de las Personas con Discapacidad realizado a partir del convenio con la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS).

Durante el Forum “Diversidad Generacional e Integración”, realizado por la Organización Internacional de Directivos de Capital Humano (DCH), con el apoyo de IAE Business School de la Universidad Austral, directivos de recursos humanos de numerosas empresas mencionaron que, a pesar de que se apliquen normativas, capacitaciones y se promueva la concientización, en la sociedad aún existen personas y o empresas que no están preparados para trabajar e incluir personas con discapacidad.

El encuentro tuvo como objetivo “conectar a profesionales de alto nivel con directivas funcionales en Recursos Humanos para debatir esta temática y generar un ecosistema de conocimiento, a través actividades técnicas, intercambio de mejores prácticas y networking”, comentó Edgardo Sánchez, gerente de Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos en DCH Argentina.

Luego de la apertura técnica sobre “Diversidad Generacional e Integración” a cargo de Rubén Figueiredo, profesor titular del Área Académica Comportamiento Humano de IAE Business School, especialistas como Rafael Berges, gerente de Recursos Humanos de Banco Galicia; Juan Uribe, director de Recursos Humanos de Aerolíneas Argentinas; y Daniela Simoes, directora de Gestión y Desarrollo de Personas del Grupo Omint, compartieron sus experiencias con el resto del auditorio.

Por su parte, Figueiredo señaló que “reunir al sector empresario a pensar y tratar la inclusión y diversidad entro otros temas vinculados al capital humano representa un hito necesario para la sociedad en su conjunto.

Nosotros, desde el ámbito académico, facilitamos ese encuentro y celebramos que represente un momento de aprendizaje para todos”.

Otro gran debate en el ámbito de capital humano y que se trató en el Forum, es la diversidad generacional, un ámbito de oportunidad de desarrollo e integración cultural en las empresas.

La cultura organizacional necesita de todos éstos, porque en esa diversidad se encuentra el potencial del intercambio y crecimiento de una compañía.

Pero muchas veces las ambiciones o expectativas son tan diversas que la empresa se enfrenta a la enorme tarea de poder ofrecer beneficios, oportunidades y espacios de desarrollo para todos.

La gran diferencia la marcó la llegada de las generaciones más jóvenes, millenials -nacidos entre 1981 y 1999- y la Generación Z -nacidos después del 2000-, que buscan trabajar en entornos flexibles, de diálogo abierto, con fuertes intereses vinculados al equilibrio vida laboral y personal, enfatizando su interés por sumar experiencias en otros países y su preocupación por temas de impacto social y ambiental.

Ellos conviven con otras generaciones que valoran el trabajo comprometido, con apego a las normas y horarios como los baby boomers -nacidos entre 1946 y 1964- quienes suelen ser identificados con características de compromiso, apego con la función y tradicionales.

Este segmento etario representa un reto en las organizaciones en cuanto a la actualización en las funciones que ocupan y la dificultad muchas veces para atravesar y adaptarse a la transformación cultural.

Luego la Generación X -nacidos entre 1965 y 1980- son los que aparecen con gran capacidad de adaptación al cambio, ya que son aquellos que articulan generalmente los intereses de los millenials y las tradiciones de los baby boomers.

Por último, el equipo de directivos trató la diversidad con foco en orientación sexual, o las personas Lesbianas, Gais, ​ Bisexuales y Transgénero (LGBT).

Las empresas aún buscan trabajar en programas más inclusivos que eviten la discriminación en el trabajo por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Comentarios