NACIONAL - El desafío de "congelar" en verano

POLITICA - Los primeros días de la nueva gestión estuvieron marcados por una catarata de medidas totalmente contrarias a las del gobierno anterior. Intentando generar un shock de consumo, entre proyectos, leyes y decretos, Alberto Fernández dio las primeras señales de lo que podrían ser los próximos cuatros años en la política argentina.


Sin embargo, hubo una de las decisiones que generó todo tipo de suspicacias y reclamos por parte de la oposición. El congelamiento de las jubilaciones y la suspensión de la movilidad previsional, generó un sinfín de críticas por parte de los diputados, senadores y dirigentes de Juntos por el Cambio que, incluso se negaron a dar quórum en la Cámara Baja.

Finalmente, tras varias negociaciones de último momento, se pudo llevar a cabo la sesión en la que se aprobó un paquete de proyectos para declarar la emergencia.

Para paliar el freno a las jubilaciones, el Ejecutivo confirmó que habrá aumentos por decreto durante los 180 días que dure la medida, además de un bono excepcional para los meses de diciembre y enero.

El desafío de Alberto Fernández será sostener en hechos lo que argumentó en palabras y deberá acomodar la rápidamente la fórmula para que sea tratada por el Congreso.

En caso de que así suceda, despejará todas las dudas y las acusaciones que llegaron no solamente de un sector de la derecha, sino también con reclamos por parte de la izquierda.

Por lo pronto, en el gobierno analizan también la posibilidad de suspender las jubilaciones de privilegio y que el esfuerzo solicitado sea en general y no solo en una parte de la sociedad.

La controversia del congelamiento derribó barreras y unió a Juntos por el Cambio y al Frente de Izquierda en un solo reclamo, algo insospechado tiempo atrás.

Pero, además, para que haya una nivelación en cuanto a la estabilidad económica, el presidente evalúa anunciar en los próximos días detener de alguna forma el aumento de los precios.

Para ello, podría reunirse para negociar con las empresas y definir la continuidad del programa Precios Cuidados, como así también el futuro de la quita del IVA a los alimentos.

El principal hacedor de las conversaciones es el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para lograr llegar a un acuerdo que beneficie a todas las partes.

Para eso, cuenta con el apoyo de Paula Español, secretaria de Comercio Interior, y entre ambos tienen la tarea de lograr un pacto con las grandes cadenas de supermercado para que no haya demasiados incrementos en las góndolas.

Lo cierto es que, Alberto Fernández comenzó el primer mes de su mandato con un volantazo de medidas, dando un giro de 180 grados y tratando de contener la escalada del dólar para que no haya fugas en el Banco Central y, de esta forma, poder llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para ir devolviendo de a poco los montos que fueron prestas por la entidad.

Comentarios