Morenita, yo te estoy queriendo tanto...

POLITICA - Siempre detrás de las primicias de la farándula, la política y el mundo del espectáculo está Martha Verigua, una intrépida periodista de NOVA que nunca se toma descanso cuando de cholulaje y otras yerbas se trata. Curiosa, inquisidora y reflexiva: esas son sus principales características.


¡Holisss! Afortunadamente pude volver a escribir. Luego de tomarme unos días de vacaciones bajo la intensidad de Chile y un paseo por la calidez de la altura en Bolivia, volví a escribir en este espacio que tan acostumbrada me tiene y siempre para acercar un chismecito lindo.

Hoy, les voy a contar con detalles bien calientes de la hija de un periodista que sin dudas piensa que tiene el "poder" de su padre, pero apenas si tiene esa fuerza en los kilos que suele transportar a lo largo de su vida.

Ojo, no tengo nada en contra de ella, pero siendo hija de un hombre de los medios tiene que saber que la censura es algo que está muy mal visto entre los colegas de su papá.

Bueno, pero no hay que sorprenderse de estas cosas, y muchos menos cuando quien te lo cuenta es una afectada que terminó cubriendo una situación civil en un país vecino, por influencia de un comentario de esta señorita.

Hablamos, nada menos, que de Morena Rial, la hija prodigio del icónico periodista de espectáculos, Jorge Rial, que ahora seguramente debe estar volviendo de sus nuevas (la cuarta o quinta del año) vacaciones.

La niña-madre no deja de hacer uso de su "poder" o "posición" en los lugares donde se lo permiten y hasta se ha vuelto xenófoba de los profesionales médicos que se desempeñan en los ámbitos donde fue atendida ella o su hijo.

Perdón si mezclo todo, pero hay mucha información sobre ella, así que empecemos por el trato con los colegas de su padre.

Morena construyó a lo largo de los últimos años mucha confianza con diversos noteros y periodistas de distintos medios, lo cual le valió tener muchos defensores de su historia e incluso puntos donde poder descargar sin necesidad de ser juzgada e incluso ayudar en la promoción de su (trunca) carrera como cantante.

Pero sus celos y necesidad de abuso de poder la llevo a pedir a una importante revista de espectáculos que una periodista, que era su "amiga", deje de cubrir eventos relacionados a ella o su pareja, porque ella sentía que las intenciones de la muchacha eran de intentar conquistar a su novio por los diversos intentos por lograr una entrevista.

Finalmente, la entrevista fue realizada por otro periodista del medio y la profesional fue privada de su primicia como nota con el prometido de la niña Rial.

Pero aquí no termina todo. Cuando tuvo su episodio de intento de suicidio y fue atendida en la prestigiosa Clínica Los Arcos de Palermo, no quería saber nada con ser atendida por empleados que no tengan nacionalidad argentina, no se cansó de decirlo hasta que finalmente su padre logró que puedan trasladarla a otro sanatorio y finalmente se quedó tranquila. Sin dudas, todo un ejemplo de ciudadana nacional...

Eso es todo por ahora, mis amores. Chauchisss….

Comentarios