BUENOS AIRES - Causa cura Lorenzo: el Arzobispado platense dice que evitó "toda acción que pudiese interpretarse como interferencia"

LA PLATA / JUDICIAL - El Arzobispado de La Plata negó en las últimas horas haber interferido en la investigación por presuntos delitos de abusos y corrupción de menores contra el sacerdote Eduardo Lorenzo, aunque reconoció haber enviado una carta a Julio Frutos, uno de los denunciantes, instándolo a evitar "un constante ataque mediático" hacia la Iglesia.


El arzobispo Víctor Fernández aseguró, a través de un comunicado, que respalda la investigación desarrollada por la Fiscalía y que "ha evitado toda acción que pudiese interpretarse como interferencia".

El Tribunal Eclesiástico del Arzobispado de La Plata emitió un sobre el caso del presbítero Eduardo Lorenzo, acusado de abuso sexual, mediante el cual detalla las medidas realizadas durante 2019 por el Arzobispo de , Monseñor Víctor Manuel Fernández.
Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Además, el comunicado señala que el sacerdote Lorenzo actualmente "no tiene cargo eclesiástico", desmiente que haya sido confesor de Grassi y sostiene que su colaboración con la Justicia fue plena.

Lorenzo, quien se desempeñaba como capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense, está acusado de los delitos de abuso y corrupción de menores cuando en 2007 ejercía como párroco de la Iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet.

La presunta víctima denunció esos delitos este año, pero recién en marzo del 2019 se reabrió la causa, por lo que el Arzobispado decidió separar del cargo al cura en julio pasado, a la vez que asegura que requirió lo actuado por la fiscal Ana Medina "para conocer las acusaciones contra el presbítero debido a una investigación paralela que inició a principio de este año".

Juan Pablo Gallego, abogado de Julio Frutos, padrino de una de las víctimas, dijo que "el ahijado de Frutos fue vapuleado y violado salvajemente por Lorenzo y como el Arzobispado admite, le mandó una carta documento amenazante para que no continúe la acción".

"La carta documento emitida está en la calle y es una prueba contundente que el Arzobispado no desmiente. Simultáneamente,

Lorenzo se presenta en el canal de noticias TN con su abogado defensor y ante las cámaras expresan claramente que a toda víctima que lo denuncien por abuso sexual la van a llenar de juicios".

Agregó que "en las próximas 72 horas, se tiene que definir lo inevitable, que es la detención del cura Lorenzo y ante ello Fernández emite un comunicado que deja más dudas que certezas sobre las interferencias de la Iglesia en el marco de una situación de encubrimiento que lleva más de 11 años"

El arzobispo Fernández destacó que "dado que en marzo se reabrió la investigación en la Justicia y hubo otras denuncias ante la Fiscalía, pidió al Tribunal Eclesiástico que siguiera atentamente la evolución del caso.

A partir de ese momento, este Arzobispado ha evitado emitir opiniones respetando el trabajo de la Fiscalía".

Según se informa en el comunicado difundido este fin de semana, "recientemente el Arzobispado tuvo acceso a las actuaciones en orden a conocer el tenor exacto de las acusaciones de los nuevos testigos presentados y completar su propio informe".

Al respecto, señala que "se ha preferido tomar como base las acusaciones presentadas en la Fiscalía dado que el abogado de las víctimas -Juan Pablo Gallego- ha dicho falsamente que el arzobispo mandó carta documento a las víctimas, y trató de interferir en la investigación penal”.

Informa que "no existe ninguna carta documento del arzobispo a supuestas víctimas y ha evitado toda acción que pudiese interpretarse como interferencia.

Solo hay una carta enviada por este Tribunal en respuesta a otra- que no es una víctima- donde el Tribunal le dice que él tiene todo el derecho a obrar según su consciencia y solo le propone que evite un constante ataque mediático".

Para el Tribunal Eclesiástico, “dado que el presbítero Lorenzo no tiene hasta el momento ninguna condena, las medidas tomadas son las que corresponden en estas instancias de la investigación.

El Arzobispado ha informado y consultado a la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, que es la responsable de resolver en casos de abusos de menores e indica los pasos a seguir”.

Para finalizar, el Tribunal Eclesiástico remarcó que "respetamos el trabajo (de la fiscal) y preferimos no anticipar conclusiones”.

El sacerdote Eduardo Lorenzo, sindicado como confesor del padre Julio César Grassi, está acusado de cometer abuso sexual de al menos tres adolescentes entre 1990 y el 2008, en una causa que investiga la fiscal de La Plata, Ana Medina.

En su documento, el Arzobispado desmiente que Lorenzo haya sido confesor de Grassi y atribuye a la versión a que “se intenta conectar este caso con el de Grassi, pero la información es falsa”.

Lorenzo enfrenta acusaciones por varios casos de abuso y corrupción de menores y la última fue presentada por un hombre el pasado 13 de noviembre, quien aseguró haber sido abusado cuando era adolescente, y que el sacerdote lo manipuló "psicológicamente” para tal fin.

Comentarios