BUENOS AIRES - Alak vuelve a Justicia de la mano de Axel Kicillof

JUDICIAL - A pesar del fuerte hermetismo en el que el gobernador electo Axel Kicillof mantiene a los futuros integrantes de su gabinete, algunos nombres comenzaron a conocerse en la últimas horas, incluyendo al del ex ministro de Justicia de la administración de Cristina Kirchner, Julio Alak, que volvería a ocupar esa cartera aunque ahora en el ámbito bonaerense.


El problema del 4 veces intendente de la ciudad de La Plata es que su figura es todavía resistida por el kirchnerismo de paladar negro y desde algunos espacios todavía le endilgan haber acompañado a Julio Garro en el inicio de la gestión, por lo que el futuro gobernador debería pagar un alto costo político por sumarlo a su gabinete.

"Respecto de Kicillof, hay mucho hermetismo respecto de cómo va a formar su Gabinete, hay muchas expectativas, estamos esperando ver qué es lo que va a hacer, esperamos que le vaya muy bien" @Lipovetzky en @novamasfm

Por eso es que el plan B es colocar al frente del ministerio a Juan Martín Mena, ex subsecretario de la Agencia Federal de Inteligencia, de estrechos vínculos con Alak, junto a quien trabajó en la cartera de justicia a nivel nacional y por eso mismo considerado hoy uno de los hombres de confianza del “Turco", que además pasa el filtro K.

La vuelta del ex funcionario al ruedo es además todo un mensaje para una parte importante del peronismo platense, que a pesar del triunfo en las PASO de agosto sufrió una estrepitosa derrota en octubre, que además terminó convirtiendo a Garro en el más votado de todos los intendentes de Juntos por el Cambio a nivel nacional.

De confirmarse esta versión, representaría una nueva derrota para el sector que lidera Florencia Saintout, la diputada y eterna candidata del kirchnerismo que perdió en cada elección en la que se presentó desde el 2013 hasta ahora y que a pesar de eso aspiraba a "cobrar" -como se dice en la jerga política- con un ministerio, aunque por el momento no existen ni siquiera rumores de que eso pueda ser así.

Y es que Alak también tiene en La Plata a su pago chico y su designación como ministro ratificaría su vigencia en desmedro de la candidata derrotada el 27 de octubre a pesar de que en los papeles había sobradas condiciones para garantizar el triunfo del peronismo en la capital provincial.

Respecto de una eventual gestión en Justicia, el ex funcionario supo mantener los lazos creados durante la etapa kirchnerista, por lo que tendría cierta facilidad para evitar tensiones en el primer tramo del gobierno de Kicillof, algo que será fundamental en materia de ejecución penal, tanto por la situación de las cárceles como por la necesidad de reformar los códigos y esa sería su ventaja para quedar al frente de esta cartera.

Comentarios