SAN RAFAEL - El escabroso caso del matrimonio malargüino acusado de matar a una jovencita

JUDICIAL - El 7 de mayo de 2013, en las afueras de la ciudad de Malargüe, una chica de 21 años fue asesinada de dos puñaladas.


En horas de la siesta de ese día, la joven había salido a andar en bicicleta al campo y nunca regresó. Los padres, angustiados porque no había vuelto a casa, radicaron la denuncia y se montó un amplio operativo.

Cuando llegó la noche, los uniformados la encontraron sin vida en inmediaciones del cerro Ceferino, a unos 12 kilómetros del casco urbano malargüino. Presentaba dos heridas de arma blanca en el tórax y un fuerte golpe en la cabeza.

A partir de allí todo fue confuso en una historia de idas y vueltas en un universo judicial repleto de vericuetos.

Nélida Villar, ese era su nombre, mantenía una relación sentimental en las sombras con un joven de nombre Abel Vázquez. El sujeto era casado, un dato que no pasó desapercibido para los investigadores, porque allí radica el embrollo del caso.

A las pocas horas, el individuo era el principal sospechoso ya que el amor clandestino no era tan secreto para personas allegadas a los dos, incluida la mujer de Vázquez.

Finalmente, el hombre y su esposa, identificada como Lucía Carrasco,  fueron enlazados a la causa.

Se sospechaba que la salida de Nélida al campo era en realidad la excusa para encontrarse con Abel,  plan descubierto por la esposa del masculino, quien habría decidido seguirlos y encontrarlos infraganti.

A partir de allí la confusión se apoderó del caso. ¿Ella la mató al descubrir que era la amante de su esposo? ¿La asesinó él agobiado por la situación, porque quería terminar con la relación? ¿Ella obligó a su marido a matarla luego de encontrarlos?

Lo cierto es que los dos fueron detenidos. Sin embargo, Lucia recuperó la libertad por falta de mérito y únicamente quedó ligado Abel, quien en mayo de 2014 fue a juicio acusado de homicidio agravado.

En ese debate, los jueces Rodolfo Luque, Julio Cesar Bittar y Raúl Rodríguez, de la Primera Cámara del Crimen de San Rafael, no encontraron elementos suficientes para soldarlo al homicidio y decidieron absolverlo por el beneficio de la duda.

El fiscal y la querella decidieron apelar la sentencia, hasta que en 2018 la Suprema Corte de Justicia anuló el falló y ordenó un nuevo juicio.

De forma paralela Lucia volvía a escena, ya que, en el año 2014, el por entonces Segundo Juzgado de Instrucción encontró pruebas para vincularla nuevamente al caso y decidió imputarla por homicidio simple o en forma alternativa por homicidio en estado de emoción violenta.

El proceso avanzó y a fines del año pasado, los esposos estaban nuevamente acusados del crimen de Nélida, pero con un detalle, la calificación entre ambos era muy distinta, ya que la acusación contra la mujer era mucho menor que la de su marido.

El largo camino de la Justicia depositó a ambos en la audiencia preliminar, acto donde se define la fecha del juicio.

Eso ocurrió ayer en el Palacio de Tribunales de San Rafael, pero otra vez el fuego cruzado entre el representante del Ministerio Público Fiscal y la defensa de los imputados, a cargo del abogado Gustavo Nedic y la defensora oficial María Hidalgo, se hizo presente y la fecha se postergó.

El fiscal Pablo Peñasco, a partir de la acusación que pesa sobre Abel Vázquez, consideró que el debate tenía que hacerse bajo la modalidad de juicio por jurado, algo que fue rechazado por el tribunal, presidido por el Dr. Néstor Murcia.

No obstante, antes de hacer el pedido, la Fiscalía había reservado una solicitud de Casación. En simples palabras, otros magistrados deberán resolver sobre la petición.

Por otra parte, la defensa de los acusados pidió la recusación de Peñasco, teniendo en cuenta que antes había actuado como titular del Juzgado de Instrucción que investigó el caso.

En definitiva, la causa se atoró de nuevo y, a pesar de que Nélida murió hace más de seis años, todo indicaría que falta un tiempo largo para que se resuelva.

https://diariomendozasur.com

Comentarios