NACIONAL - Legisladores nacionales cobran más de $ 200 mil

POLITICA - Además del sueldo, los 3 senadores y 10 diputados por Mendoza reciben cada mes un plus por desarraigo y pasajes de avión.


Otra vez el sueldo de los legisladores nacionales está en la mira por la abultada cifra que reciben mes a mes y que supera los $ 200.000 de bolsillo.

La polémica se reabre sobre todo en un contexto de crisis económica en el que la mayoría de los asalariados se ve afectado.

Así, los cinco diputados por Mendoza que asuman en diciembre se sumarán al grupo de los 13 representantes mendocinos en el Congreso (10 diputados y 3 senadores) que cuentan con ingresos superiores incluso al del gobernador de la provincia.

Sucede que el salario que perciben los 257 diputados y 72 senadores nacionales está atado a la negociación paritaria de los empleados legislativos, que cerró con un incremento acumulado del 45,2% hasta marzo del año próximo.

Sin embargo, el presidente de Diputados, Emilio Monzó, decidió recortar para los legisladores de la Cámara Baja la última cuota de aumento correspondiente al mes próximo, por lo que cerrarán con un incremento del 32%.

Mientras que en el Senado, su titular, la vicepresidenta Gabriela Michetti, aún no define si hará el mismo recorte, por lo que el aumento neto para los senadores podría trepar al 45% anual.

Así, los tres senadores nacionales que representan a Mendoza (Anabel Fernández Sagasti por el PJ; y Julio Cobos y Pamela Verasay de la UCR) y los diez diputados (Luis Borsani, Luis Petri, Federico Zambarbide y Claudia Najul de la UCR; Sebastián Bragagnolo y Stella Maris Huczak del Pro; Guillermo Carmona, Rubén Miranda y Omar Félix, del PJ; y José Luis Ramón de Protectora) cobraron con el último incremento salarial $ 218.935.

Vale aclarar que para Borsani, Miranda, Bragagnolo, Huczac y Carmona ese beneficio se terminará en breve, ya que dejarán su banca en diciembre para darle lugar a quienes resulten electos este domingo.

Items extras

El salario de los legisladores tiene distintos componentes, entre los que se cuentan el básico (la llamada dieta), que es la que se actualiza por las paritarias del gremio APL (Asociación de Personal Legislativo); un adicional por gastos de representación; y una suma extra por conceptos de gastos de movilidad y pasajes terrestres y aéreos.

Según la resolución 13/2011 de la Cámara de Diputados, “para calcular la remuneración de los Diputados y las Diputadas de la Honorable Cámara, se establece como base de cálculo el total percibido por un Director del Congreso de la Nación (Categoría N.º 1), considerando los siguientes ítems salariales: antigüedad (10 años), Título Universitario (20% del total de la categoría), Bonificación por función (10% del total de la categoría), Permanencia (12,6% del total de la categoría), Adicional por capacitación (19 módulos)”.

Además, especifica que “una vez calculado este monto base, se debe sumar un 20% adicional, correspondiente a la denominada dieta”.

Y a esto se agrega la compensación que reciben por gastos de representación, que se estableció en 20.000 pesos.

Y, si el legislador vive a más de 100 kilómetros de la Capital Federal, percibe un suplemento por desarraigo que alcanza el 14,21% y no es remunerativo.

En tanto, la Cámara aclara que los diputados no perciben aguinaldo. 

El caso de los senadores nacionales es igual, luego de que Michetti prohibiera a partir de mayo de este año el canje de los pasajes que no utilicen los senadores.

Así, el salario bruto de un diputado y senador nacional llegó a los 218,935 pesos mensuales. Este monto está compuesto por la dieta, de 198.935 pesos, más los gastos de representación.

Sobre este monto que conforma el total remunerativo se descuentan los aportes a la obra social, jubilación, y el impuesto a las ganancias, que ronda los 49.000, más otros ítems como el aporte a la Ley 19.032 y al Círculo de Legisladores.

Así, el sueldo de bolsillo de los legisladores  alcanza los 149.162 pesos, más el desarraigo y los gastos de movilidad, que varía según utilicen pasajes aéreos, terrestres o ninguno de los dos.

En el caso de que rechacen ambos, perciben un adicional de 30.000 pesos, si rechazan los aéreos y  mantienen los terrestres se incrementa en 20.000 pesos el sueldo y si es al revés, perciben 10.000 pesos más.

Es que los legisladores pueden elegir entre cuatro opciones, que consisten en un pago adicional en concepto de “movilidad”; la asignación de 12 tramos aéreos y 20 terrestres transferibles a terceros; o una combinación de pasajes y dinero.

El legislador puede elegir entre llevarse 12 tramos aéreos más 20 terrestres; 12 tramos aéreos más 10.000 pesos; 20 tramos terrestres más 20.000 pesos; o directamente 30.000 pesos por “movilidad”. Esta suma es no remunerativa y no tributa impuesto a las Ganancias.

Por lo que el sueldo de bolsillo de quienes perciben además de la dieta, el desarraigo y la movilidad, supera los 200.000 pesos, más de diez veces el salario mínimo, vital y móvil fijado a partir de octubre.

El gasto en asesores

El salario no es el único ítem con el que se puede evaluar el gasto político que implican los legisladores nacionales.

Por caso, cada diputado tiene derecho a cuatro asesores, que cobran entre $ 30 mil y $ 50 mil cada uno. Mientras que en el Senado, la cantidad y el sueldo de los asesores no está regulada.

Comentarios