INTERNCIONAL - Los macabros detalles del motín carcelario que terminó con 16 decapitados

BRASIL - El cruento motín de Brasil dejó 57 muertos. 16 de ellos fueron decapitados. A medida que pasan las horas se comienzan a saber algunos de los detalles que ocurrieron dentro de las paredes de la cárcel que albergaba 372 detenidos y tenía una capacidad para 208.


La cárcel de la localidad de Altamira se encontraba organizada de tal modo que en su interior se alojaban juntos, en un pabellón, los miembros de una organización delictiva, mientras que miembros de una facción rival estaban, también juntos, en el segundo pabellón.



Los decapitados sufrieron la crueldad de otros presos. Para separar sus cabezas de los cuerpos se usaron armas artesanales, facas y machetes.

De acuerdo al relato de la autoridad penitenciaria, internos invadieron el área de detención de presos del grupo rival, prendieron fuego y provocaron la muerte de varios detenidos por asfixia. El descontrol se prolongó por cinco horas.

Un vídeo que circula en las redes sociales, reproducido igualmente por medios locales, muestra seis cabezas amontonadas junto a un muro; un prisionero se aproxima y hace rodar una con el pie, como si fuera una pelota de fútbol.



Otro vídeo muestra cuerpos calcinados sobre un techo del que emana una espesa humareda oscura, mientras reclusos armados con machetes recorren el lugar.

"La mayoría falleció por asfixia", informó la Superintendencia del Sistema Penitenciario del estado de Pará.

El motín se inició por la mañana del lunes y al mediodía había sido controlado, durando cerca de 5 horas en total.

Comentarios